Así es el MiG-21, el modelo de caza soviético que se estrelló en Cuba

0
135



Publicado el Jueves, 28 Febrero, 2019 – 11:28 (GMT-5)

El pasado 26 de febrero un avión de combate se estrelló en una zona rural de Güira de Melena. La aeronave siniestrada era un MiG-21, que estaba realizando “un ejercicio de preparación combativa” en el momento del accidente. Pero ¿qué se sabe de este avión?.

Según recordó el portal Sputnik News se trata de un tipo de caza que fue diseñado en la Unión Soviética entre 1955 y 1958.

Llegó a ser calificado por la prensa como un “ataúd volador” debido al número de accidentes, aunque esto también guarda relación con que fue el avión con “mayor tiempo en uso operativo”.

El citado medio detalló que se trata del avión de combate “con más ejemplares producidos desde la Segunda Guerra Mundial”.

Los servicios de este modelo no solo guardan una estrecha relación con la historia, ya que en la actualidad todavía se sigue utilizando. En 2017 era empleado por unas 18 fuerzas aéreas.

Cuba no es el único país que tiene a este avión entre sus activos militares, puesto que Namibia compró dos MiG-21 en marzo de 2005.

La aeronave militar también fue una fuente de inspiración para China, que la clonó para actualmente tener más de 700 cazas. El MiG-21 ha sido empleado por las fuerzas aéreas de unos 50 países.

La alta cantidad de horas de vuelo que pesan sobre este avión no son las únicas causas que ayudan a explicar problemas técnicos. En este sentido hay que sumar el clima tropical, el calentamiento de las pistas de aterrizaje provocado por el sol y la falta de piezas de repuesto.

La realidad climática también afecta a estos aviones, ya que el “aire caliente implica que los motores de los aviones produzcan menos empuje y el ala proporcione menos sustentación en comparación con aviones similares que vuelan en climas templados”.

Desde el gobierno cubano todavía no han explicado las causas del accidente. Momentos después de estrellarse el MiG-21, que despegó desde la Base Aérea de San Antonio de los Baños, se conoció que un equipo de las Fuerzas Armadas investigaba las causas del siniestro.

En abril de 2017 un avión militar AN-26, también de fabricación rusa y perteneciente al MINFAR, despegó del aeropuerto de Playa Baracoa -en las afueras de La Habana- y se estrelló cerca del poblado de Candelaria, a unos 64 kilómetros del punto de partida.