Condenan a 50 y 45 años de prisión a los asesinos de 2 cubanos en Colombia

0
166



Publicado el Lunes, 11 Febrero, 2019 – 20:37 (GMT-5)

Los colombianos Jhoan Stiven Carreazo Asprilla y Carlos Emilio Ibargüen Palacios fueron sentenciados este lunes a 50 y 45 años de prisión, respectivamente, por tráfico ilegal de personas en un caso vinculado al asesinato de dos cubanos.

Ambos hombres fueron sentenciados por un juez del Distrito Sur de Florida, que además ordenó 3 años de libertad supervisada después de que cumplan la condena, según el informe de la Fiscalía citado por la agencia Efe.

Los acusados se declararon culpables de “alentar e inducir a extranjeros a migrar a Estados Unidos” junto al también colombiano Fredis Valencia Palacios, quien fuera condenado a 15 años de cárcel en diciembre pasado.

Carlos Emilio Ibargüen Palacio (Izq.) y Jhoan Stiven Carreazo Asprilla, alias ‘Play Boy’ / Captura de video Noticias Caracol

Carreazo Asprilla, de 23 años, Ibargüen Palacios, de 27, y Valencia Palacios, de 30, fueron extraditados a Estados Unidos y acusados del asesinato en 2016 de dos cubanos. 

La investigación del caso reveló que desde noviembre de 2014 se dedicaban al tráfico de personas. 

De acuerdo al informe de las autoridades, los cubanos Dunieski Eliades Lastre y Edelvis Martínez Aguilar y Liober Santos Corria pagaron 1500 dólares a estos coyotes por pasar la frontera con Panamá.

Liober, pareja de Edelvis y único sobreviviente, contó que los hombres les exigieron más dinero y como ellos no tenían les robaron todo lo que llevaban, abusaron sexualmente de la mujer y la asesinaron.

A él y al otro cubano los lanzaron heridos al mar pero Liober fue rescatado por un pescador. Luego de hacer la denuncia ayudó a encontrar los cadáveres.

“Sus gargantas y vientres habían sido cortados y estaban amarrados y sumergidos en el agua”, señala la Fiscalía en su informe.

Ariana Fajardo Orshan, fiscal del Distrito Sur de Florida, dijo que los tres “realizaron un viaje fatal de contrabando de personas por el cual dos víctimas pagaron el precio final”.

“Las importantes sentencias de prisión federal impuestas contra los contrabandistas no pueden devolver la vida, pero esperamos que sirva para frustrar el peligroso negocio del contrabando de extranjeros”, agregó.