Condenan a dos cadenas perpetuas al expolicía cubano que mató a una mujer y su nieta en Virginia

    0
    382



    Publicado el Miércoles, 13 Febrero, 2019 – 06:18 (GMT-5)

    El expolicía cubano Hareton Jaime Rodríguez Sariol fue condenado este martes a dos cadenas perpetuas por el asesinato de su novia Elizabeth Rodríguez Rubio, de 48 años, y Angie Caroline Rodríguez Rubio, de 12; según informó el canal WHSV3.

    Durante la comparecencia el homicida se echó a llorar en la sala y dijo a todos que “todo sucedió tan rápido”. El juez tuvo que llamar a un receso y cuando Sariol regresó, dijo que “nunca podría arrepentirse lo suficiente” para compensar a la familia.

    Este exagente llegó de Cuba en 2016 en una balsa con un uniforme de la policía cubana. Según revelaron en aquel momento, el cubano tenía el cargo de capitán y trabajaba en la Dirección Nacional de Tránsito en la Isla.

    El pasado mes de septiembre confesó los dos delitos graves de asesinato en primer grado y a cambio evitó la pena de muerte. Además llevó a los investigadores hasta el lugar donde enterró los restos de sus víctimas en el Parque Nacional Shenandoah.

    El excapitán dijo haber disparado a Elizabeth y a la nieta de esta; luego las decapitó y enterró el cuerpo desmembrado de ambas a los largo de la carretera interestatal 81. Ambas fueron vistas por última vez en Dukes Plaza en Harrisonburg el domingo 5 de agosto de 2018.

    Ese día de verano Elizabeth Rubio estaba en Harrisonburg visitando a su familia, según el pastor de la iglesia donde ella y su nieta fueron vistas con vida antes del crimen.

    El asesino, pareja de la mujer, debía llevar a ambas de vuelta a casa. Primero entraron a un Walmart y compraron algo de comida y luego, pasaron por AMG Express, una compañía de camiones en la que el cubano trabajó. El vídeo de seguridad del lugar mostró una discusión entre ambos.

    Cuando retomaron el viaje Elizabeth conducía el auto, Sariol iba en el asiento del pasajero y Angie Rubio en la parte trasera. Según la confesión de Sariol, Rubio se salió del lado derecho de la I-81 y se metió en una zanja. Angie se golpeó la cabeza durante el accidente y su abuela fue a socorrerla. En ese momento el hombre vio el teléfono celular de Elizabeth y “notó un mensaje de texto que lo puso muy molesto y celoso”.

    Tomó una pistola calibre 22, que tenía Rubio en el auto, y apuntó a las dos mujeres pero la niña saltó para proteger a su abuela. Fue entonces cuando Sariol le disparó en la cabeza a la pequeña y después a su novia, en el pecho y la cabeza.

    Posteriormente cubrió los cuerpos en el asiento trasero del carro y se alejó del lugar. De acuerdo a la Policía, compró gasolina y parte de ella la colocó en un tanque aparte. Luego fue a Walmart para adquirir guantes, encendedores y cuchillos.

    Poco después su carro fue encontrado ardiendo en la Interestatal 66 en el Condado de Warren. Sariol vertió el combustible que compró anteriormente sobre el motor y lo encendió.