Corrupción en empresas estatales de Matanzas

    0
    290


    Imagen tomada del portal de la Contraloría General de la República de Cuba

    Autoridades cubanas reconocen que los perjuicios económicos en Matanzas se han incrementado sustancialmente, hasta alcanzar poco más de 120 millones de pesos, informa Diario de Cuba.

    La contralora principal de esa provincia al centro de Cuba, Carmen Elsa Alfonso Acegueda, dijo en declaraciones a la prensa oficialista que el XIII Ejercicio de Comprobación al Control interno reveló que esas pérdidas se deben fundamentalmente al incumplimiento en los programas de ventas, las cuentas por cobrar y pagar y las “operaciones contables sin respaldo documental.”

    Las auditorías se le realizaron a un total de 21 entidades estatales representativas en siete municipios, todas ellas presupuestadas, así mismo la revisión también se llevó a cabo en nueve sectores de la economía y seis organismos de subordinación local, de ahí se extrajeron los datos económicos.

    Según Alfonso Acegueda, por las auditorías se infiere no existe una “buena salud financiera contable”.

    Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

    Dos hechos delictivos fueron detectados en la inspección a la empresa municipal de Alimentos 304 de Unión de Reyes; la funcionaria no quiso revelar el monto, pero lo catalogó como “significativo”.

    En la UEB ECOING 28, grupo de la construcción para el Turismo, se detectó descontrol con el combustible.

    En estos momentos ambas empresas están siendo sometidas a unan auditoría forense.

    De acuerdo a la contralora, parece ser que en las compañías mencionadas “el control se ejecuta en función de la comprobación”, y debe hacerse “como una práctica cotidiana del proceso de dirección de quienes custodian bienes del estado”, añadió.

    Esta clase de inspecciones no se reducen a un ejercicio “para evaluar”, sino que “se ejecutan para compulsar la eficiencia y eficacia de las administraciones”, comentó la funcionaria.

    En una reunión del Consejo de Ministros de Cuba, el pasado año, Gladys Bejerano, contralora general, expuso que las fallas de la conducta de las personas, y las fisuras de los sistemas de control son la raíz de la corrupción.

    En una sociedad descompuesta como la cubana, no salen a la luz la necesidad que tienen los nacionales de un aumento de los salarios, en correspondencia con los precios en el mercado, y otros importantes estímulos para los trabajadores.