El Capitolio de La Habana como nunca antes lo has visto

    0
    243



    Publicado el Martes, 26 Febrero, 2019 – 13:41 (GMT-5)

    Una mirada al Capitolio habanero desde lo alto nos regala una combinación difícil de ver de otra manera: la ciudad que le acompaña, las azoteas, la bahía, el malecón. Este fresco de La Habana, compartido en las redes sociales de Naturaleza Secreta, es la confirmación de una ciudad inigualable. 

    Después de una larga restauración, el Capitolio de La Habana parece que estará listo para celebrar los 500 años de la ciudad. Anteriormente, se habían restaurado algunas esculturas y salones entre 1983 y 1990, pero ahora se ha remodelado completamente. 

    “Construido en 1926 al 1929, restaurado parcialmente en 1986 al 1990, emprendió restauración capital total de 2012 a 2019. Construido originariamente para el Parlamento, fue luego sede del Museo Nacional de Historia Natural, de la Academia de Ciencias de Cuba y también del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Es una obra de arquitectos, obreros, trabajadores y artesanos cubanos, aloja e incorpora esculturas principalmente italianas, y frescos, mosaicos y vitrales españoles y cubanos. Mármoles de Italia y Cuba, caobas cubanas, y bronces trabajados en Cuba y los Estados Unidos. Renace en su 90 cumpleaños para celebrar los 500 de La Habana. Un tesoro de Cuba y del mundo”, así dijo a Naturaleza Secreta Sergio Jorge Pastrana, quien trabajó en la edificación y hoy es embajador de Cuba en Barbados.

    Aunque todavía no se terminan las obras, el Capitolio, ubicado en el céntrico Paseo del Prado, abrió sus puertas el pasado mes de marzo.

    Se considera que el Capitolio de La Habana – inspirado en el de los Estados Unidos, la Basílica de San Pedro del Vaticano y el Panteón de París, con una cúpula de 91.72 metros de altura- es el tercero en importancia por su volumen y el único de esas características construido en el siglo XX.

    Además de las fotos capturadas con drones del Capitolio, Naturaleza Secreta compartió otras magníficas instantáneas de El Templete, ubicado en el mismo corazón de la Plaza de Armas.

    Y no podía faltar las inigualables fotografías de La Bahía de La Habana, custodiada por El Morro y con la ciudad a sus espaldas.