Hombre en Florida es asesinado por un casuario, el ave “más peligrosa del mundo”

0
444



Publicado el Domingo, 14 Abril, 2019 – 13:07 (GMT-5)

Un hombre en Gainesville, Florida, fue asesinado por un ave de vida silvestre el pasado viernes luego de haber caído en su corral, informó The Associated Press (AP).

La víctima identificada como Marvin Hajos, de 75 años, se dedicaba a la cría de casuarios, unas aves nativas de zonas en Australia y Nueva Guinea que pueden llegar a medir 1,8 metros de altura y pesar hasta 60 kilogramos.

“Tengo entendido que el caballero estaba cerca del ave y en algún momento cayó. Cuando cayó, lo atacaron”, comentó el subjefe del Departamento de Bomberos del Condado de Alachua, Jeff Taylor.

Reportes de AP indican que las autoridades de la localidad recibieron una llamada de urgencia alrededor de las 10 a.m del viernes. Al arribar a la escena del crimen hallaron a Hajos herido. El floridiano fue trasladado a un centro médico, no especificado, para recibir atención traumatológica. Lamentablemente, fue declarado muerto en el hospital.

El teniente Brett Rhodenizer, portavoz de la oficina del alguacil, describió el suceso como un “trágico accidente” y afirmó que el animal se encuentra en estos momentos retenido en la propiedad privada de su antiguo dueño.

Los casuarios son similares a los emúes, con plumas negras en el cuerpo y cuellos de color azul brillante. El zoológico de San Diego ha llegado a considerar a esta especie como la “más peligrosa del mundo”, al poseer una garra de casi 10 centímetros de largo.

“El casuarios pueden abrir a cualquier depredador o amenaza potencial con una sola patada rápida. Las poderosas piernas lo ayudan a correr hasta 50 kilómetros por hora, a través de la maleza del bosque denso “, afirma el zoológico.

Al parecer, el ave de vida silvestre hizo uso de sus impresionantes garras para atacar a Hajos y luego matarlo.

Los casuarios tiendan a ser consumidos en partes específicas de Nueva Guinea, sin embargo en Estados Unidos son buscados por coleccionistas de aves exóticas, como fue el caso del fallecido.

Para poder tener posesión de este espécimen, los ciudadanos deben sacar un “permiso obligatorio”, a través de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida. La institución gubernamental les exige a los posibles dueños tener “experiencia sustancial” y que las granjas y corrales cumplan con una cierta cantidad de requisitos.