Paladares en La Habana regalan la comida a los damnificados

0
337


Imágenes de redes sociales

Mientras el régimen cubano vende comida a los damnificados tras el paso del tornado el pasado domingo por La Habana, artistas y cuentapropistas en la capital están regalando alimentos a quienes se han quedado sin nada, trabajadores de la famosa paladar La Guarida, en su día de descanso han repartido agua y comida a vecinos de la zona.

“Estoy orgulloso de mi equipo que en su día de descanso decidió ir a echar una mano a la gente necesitada, gracias a Joel y el equipo de Azukkar que también estuvo con nosotros, a Akel nuestro carnicero, que prestó su casa a escasos 50 metros de la zona devastada para improvisar un puesto y permitirnos repartir el agua y los alimentos, así como instalar la planta para llevar electricidad a los vecinos de la cuadra”, fueron las palabras de Enrique Nuñez del Valle, dueño del restaurante privado.

“Porque a ti y a mí nos importa. A los impresentables que cuestionaron nuestro proceder, solo les diré que mañana volveremos con más ayuda”, añadió Nuñez del Valle en la página oficial de La Guarida en Facebook.

A la iniciativa solidaria también se han sumado otros negocios privados en La Habana, como el equipo…”Los de Naranja” del local de comida D’La Abuela, que están llevando de comer a las casas de los damnificados.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Los de Naranja” así llaman a nuestro equipo cuando nos ven por las calles de los municipios en desgracia repartiendo comida día a día. Gracias a toda la gente que nos han llamado brindado su apoyo, a los que han llegado con su carro para ayudarnos a llevar comida, a los que se llegan a nuestra cocina dejando lo que pueden. Seguimos y no paramos. Ojalá podamos ayudar a mas gente pero poco a poco vamos logrando más y cada vez se suma más ayuda. AYÚDANOS A AYUDAR !!!”, escribieron los emprendedores en redes sociales con hermosas imágenes de su labor.

Ring Pizza y El Laurel son otros de los negocios que se han sumado al trabajo humanitario.

Con esta campaña de ayuda al pueblo, ha quedado demostrado en la Isla quien verdaderamente está sobrando.

El Gobierno cubano indigna vendiendo alimentos de dudosa calidad a quienes perdieron su casa, y lo poco que tenían. Además en las últimas horas han desplegado a sus oficiales de la policía para que la ayuda no llegue a las personas necesitadas.

Refrescos enlatados hasta a diez pesos, arroz con salchicha a cinco pesos moneda nacional, y congrís y pollo a 8.50 CUP, precios que para personas que residen fuera del país pueden parecer baratos, pero para el cubano que trabaja y vive en la Isla, cobrando un salario promedio de 30 CUC al mes, es realmente una falta de respeto.

Así lo ha dado a conocer la ministra de Comercio Interior de Cuba, Betsy Díaz Velázquez en Twitter, con orgullo para que el mundo vea que le venden comida al pueblo, tras un evento climatológico sin precedentes en La Habana.

Sin embargo el sector privado, ampliamente hostigado por la dictadura, saca la cara y regala los alimentos.